‘Iran: teaching among the nomads’ gana la 38ª edición del Festival BBVA de Cinema de Muntanya de Torelló

  • El montaje del francés Louis Meunier se lleva el Gran Premio y Edelweiss de Oro «por ser un homenaje a la trashumancia, un estilo de vida en extinción»
  • Cholitas, de los españoles Jaime Murciego y Pablo Iraburu, gana el premio BBVA y Edelweiss de Plata a la mejor película de montaña
  • La realizadora polaca Eliza Kubarska se lleva los premios al mejor filme de cultura de montaña y a la mejor fotografía por la producción The Wall of Shadows
  • Desde hoy mismo estará disponible en la plataforma online.torellomountainfilm.cat un abono especial para ver las ocho películas ganadoras hasta el 7 de febrero

Un joven profesor iraní cierra la puerta del aula para viajar con un grupo de nómadas y seguir dando clase a los más pequeños durante la trashumancia. Este es el punto de partida de Iran: teaching among the nomads, la gran vencedora del 38º Festival BBVA de Cinema de Muntanya de Torelló. La película que firma el francés Louis Meunier se ha llevado el Gran Premio Vila de Torelló y Edelweiss de Oro de esta edición.

Grabado en la sierra de Zagros, el documental retrata la pasión y el sacrificio de las familias que aún trasladan a pie sus rebaños para encontrar prados verdes. El jurado de esta edición ha galardonado esta producción «por haber hecho un homenaje a la trashumancia y a la pedagogía» a través de su protagonista, el profesor Hoomayun. Además, añade, la película «pone en valor un estilo de vida que está desapareciendo basado en el esfuerzo y la superación».

El segundo galardón de la 38ª edición ha sido para el montaje Cholitas. Los directores españoles Jaime Murciego y Pablo Iraburu han ganado el premio BBVA y Edelweiss de Plata a la mejor película de montaña, en la que mujeres indígenas bolivianas se proponen escalar la montaña más alta de América, el Aconcagua. «Es un filme profundamente humano, empoderador y universal», remarca el jurado que también destaca la calidad del relato cinematográfico.

El realizador esloveno, Pavol Barabas, ha vuelto al Festival con una doble apuesta y se va con las manos llenas: Everest – The Hard Way ha ganado el premio F.E.D.M.E. especial del jurado «por haber recogido la épica de la montaña de los años 80 y por el esfuerzo de revisar un pasado doloroso de vivencias personales, con mucho cuidado y honestidad». Salto is the King es el otro filme que firma Barabas y que se ha llevado el reconocimiento a la mejor película de deportes de montaña con el premio Grandvalira. El montaje muestra el descenso de las cascadas más altas del mundo.

Por otra parte, The Wall of Shadows, de la realizadora polaca Eliza Kubarska, ha ganado dos galardones: el premio Quadpack Foundation al mejor filme de cultura de montaña y el premio F.E.E.C. a la mejor fotografía. El montaje plantea un dilema a una pareja de sherpas: aceptar o no la oferta de un grupo de alpinistas occidentales que quieren escalar una montaña sagrada a la vez que necesitan pagar la carrera a sus hijos.

El premio Boreal al mejor guión es para Ocean to Sky. El director australiano Michael Dillon, que en 1992 firmó la película más premiada de la historia del cine de montaña –Everest – Sea to Summit– y que entonces ganó el Gran Premio del Festival, no ha perdido de vista el techo del mundo. Esta vez ha relatado como Edmund Hillary hizo un viaje en barca y a pie por el río Ganges, desde su desembocadura hasta el Himalaya.

A pesar de que esta vez no ha sido por votación popular debido a la pandemia, el premio Cervesa del Montseny continúa reconociendo a las mejores producciones de la sección +Xtrem. En esta edición se lo ha llevado la película francesa Made in voyage, de Wiley Kaupas y Joey Schusler. Por último, Kinnaur Himalaya, del italiano Emanuele Confortin, ha ganado el premio Mountain Wilderness por haber sido el filme que mejor resalta la defensa de los espacios naturales.