Entrevistamos a Àlex Casanovas, presidente de la AADPC

Hoy entrevistamos a Àlex Casanovas, presidente de la AADPC, Associació d’Actors i Directors Professionals de Catalunya, y colaborador del Premio BBVA de Teatro, que debido a la situación del Covid19, se ha visto aplazado a septiembre. 

 

  1. Después de más de 30 años de dedicación en las artes escénicas  y haber trabajado en teatro, cine y televisión, ¿cómo estas viviendo la situación actual personalmente y profesionalmente?

Posiblemente lo más fácil  seria decir que lo estoy viviendo con angustia, pero no es así. Me explico: no hay tiempo para la angustia. 

Hay una preocupación muy seria por la situación de desprotección en la que se ha encontrado todo el sector de las Artes Escénicas (AAEE); las primeras medidas de ayuda por parte del Gobierno español llegaron el 5 de mayo, y las actividades de las AAEE se pararon el día 11 de marzo en Madrid y el 12 de marzo en Cataluña, y después, en el resto del Estado. 

Esta crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa el desconocimiento de las administraciones públicas sobre la realidad del sector, un desconocimiento profundo de una de las particularidades de nuestro trabajo: la intermitencia. 

La inseguridad sobre cuáles son las medidas efectivas de prevención y protección ante el COVID-19 también es preocupante para nosotros. Se hace muy difícil, por no decir imposible, ensayar y actuar guardando la distancia de seguridad, por ejemplo.

 

  1. ¿Crees que habrá un antes y un después en el sector cultural de las artes escénicas en concreto?

Creo que sí, que tendrá que servir para ordenar el sector, en primer lugar, y para que las administraciones sean conscientes de su responsabilidad en asegurar, no sólo una palabra, Cultura, si no también un sector profesional, desde empresas a circuitos, compañías, teatros, auditorios, creadores, trabajadores técnicos y artistas.

Estos días he escuchado hablar incluso de autónomos intermitentes o de artistas freelance (definidos ellos mismos como autónomos).  

 

  1. Desde la Associació d’Actors i Directors Professionals de Catalunya (AADPC), siempre se ha defendido un teatro accesible para todos, plural y diverso, y que el teatro y la cultura sean considerados herramientas imprescindibles de cohesión y de enriquecimiento social. ¿Las prioridades de la Asociación cambiaran a partir de ahora?

No, al menos mientras la Junta actual estemos al frente, pero entre estas prioridades también esta la de velar por los artistas, por todos y todas, por la mejora de las condiciones laborales, de cobertura de Seguridad Social, de reconocimiento a su larga e interminable preparación académica y profesional. 

La conciencia y voluntad de servicio a la sociedad siempre han estado presentes en la AADPC.

 

  1. En las últimas semanas han surgido varias voces de emergencia escénica, para reivindicar las ayudas. ¿Crees que la suma de voces individuales es el medio correcto para conseguir los objetivos, o seria mejor aglutinarlos a través de la Asociación? ¿Crees que Administración acabará revirtiendo en el sector la financiación que ya estaba prevista o variará debido a las nuevas necesidades?

Raimón Pàniker decia que “si quieres ir rápido ves solo, pero si quieres ir lejos ves acompañado». Creo que es lo mejor que se puede decir. Si todos los diferentes oficios que trabajamos en las AAEE (técnicos, autores, figurantes y escenógrafos, diseñadores de sonido, diseñadores de luz…) estuviésemos organizados en nuestras asociaciones y después supiésemos trasladar nuestra voz de manera consensuada y unida, tendríamos más fuerza y muchas más posibilidades de ser escuchados por la Administración. 

Por lo que hace la financiación extraordinaria en cultura, quiero creer que no solo se mantendrá, si no que la aumentaran. Y si queremos ser consecuentes con las palabras que se dicen, acabaran siendo aportaciones a fondo perdido. Por otro lado, si estas ayudas que se ofrecen a través de créditos o préstamos, acabaran endeudando aun más a muchas compañías y pequeñas empresas que se dedican a las AAEE hasta abocarlas a la desaparición, e incluso aquellas que consideramos grandes productoras, quedaran tocadas por esta crisis. 

 

  1. ¿Cómo crees que las políticas culturales y el sector profesional deberían avanzar para que sea más sólido y esté más protegido ante futuras situaciones como estas?

Si la cultura es un bien esencial, se tiene que reflejar no sólo en los presupuestos (que también, sólo faltaría) si no también en las acciones que realicen las administraciones. Los artistas no somos gestores ni administradores; algunos estan más cerca de ser creadores. 

Las políticas culturales deben estar hechas con perspectiva de futuro, no de mandato electoral. Quien las proponga tiene que ser suficientemente generoso para confiar y escuchar a aquellos y a aquellas que estan pisando las calles, plazas, auditorios, salas, carpas, teatros… La mejor manera, creo yo, de hacer política cultural de larga duración es ir de la mano del sector profesional, desde las empresas hasta los trabajadores.

 

  1. La representación de las obras finalistas y el veredicto de la 20ª edición del Premio BBVA de Teatro, convocado por la Fundació Antigues Caixes Catalanes, con el soporte de BBVA, se ha aplazado a septiembre, ¿que piensas de iniciativas privadas como esta, que quieren potenciar la innovación y ayudar en la proyección de compañías profesionales? ¿Continua siendo necesario? 

Lo he dicho muchas veces, si no existiese, desde hace 20 años, ¡lo tendríamos que inventar!

El Premio BBVA de Teatro ha dado la oportunidad a muchas de estas pequeñas compañías, a poder llevar su faena por toda Cataluña y les ha servido, en muchas ocasiones, para darse a conocer. 

Concretamente, en la situación en la que nos encontramos ahora mismo, se hacen más necesarios que nunca para ayudar que esta vuelta a la actividad profesional, pese a las restricciones que nos encontramos, se haga con más garantías para los profesionales que participan.