El Festival BBVA de Cinema de Muntanya de Torelló recupera la presencialidad y apuesta por mantener el formato en línea en una edición dedicada a la Antártida

 El 39º certamen se celebrará del 12 al 21 de noviembre en Torelló con la proyección de una cincuentena de filmes que también podrán volver a verse a través de una plataforma online.

El Festival internacional ha recibido 127 películas y se recupera del impacto de la Covid-19 situando esta edición entre las más participativas de su historia.

Vuelven las actividades paralelas: exposiciones, conferencias, presentaciones y la tercera edición del Torelló Mountain Wines con más de veinte bodegas y dos catas guiadas.

El Festival BBVA de Cinema de Muntanya de Torelló vuelve del 12 al 21 de noviembre en formato híbrido: las 47 producciones que optan a llevarse el 39º Edelweiss de Oro volverán a proyectarse en la pantalla del teatro Cirvianum, pero después de una edición marcada por las restricciones de la pandemia, el certamen repite la apuesta digital para disfrutar de todas las películas desde el sofá de casa. La Fundació del Festival, la Fundació Antigues Caixes Catalanes y BBVA vuelven a unir esfuerzos después de un año excepcional.

Hasta principios del siglo XX, la Antártida era un reto por explorar y hoy ya se ha convertido en un termómetro para medir el cambio climático. En un año en el que la ONU ha lanzado una advertencia de impacto mundial, el continente más austral de la Tierra será el eje vertebrador de la 39ª edición. El espectáculo inaugural dedicado a esta zona del planeta dará el pistoletazo de salida a diez días de proyecciones: a pesar de la pandemia, el número de películas inscritas se sitúa entre los mejores de la historia y destaca el récord de films que ponen acento en la etnografía y la cultura de montaña, una de las apuestas de la organización del Festival._EL CINE DE MONTAÑA SE RECUPERA DE LA PANDEMIA

La organización del Festival ha recibido un total de 127 películas por formar parte de la sección competitiva de la 39ª edición. Estas cifras demuestran que el cine de montaña ha superado el impacto de la Covid-19: se trata del quinto mejor registro de inscripción de la historia del certamen y, de hecho, supera la cifra de la última edición.

Este año, las películas inscritas provienen de 29 países distintos. Nacionalidades muy diversas, entre las que destacan muy poco habituales como Kurdistán, Georgia o Túnez. 

JOAN SALARICH, DIRECTOR DEL FESTIVAL: “La calidad de las películas de este Festival es de las mejores de la historia. En número de filmes inscritos, la pandemia ha provocado un bajón en los dos últimos Festivales, pero la cifra de la 39ª edición demuestra que el cine de montaña se está recuperando con buena salud”.

De todas las películas recibidas, el equipo del Festival ha hecho una preselección. 47 filmes de 17 países diferentes formarán parte de la sección competitiva del 39 Festival. Se podrán ver del 12 al 21 de noviembre: se recuperan los espacios de proyección habituales –teatro Cirvianum y cine El Casal de Torelló– o bien desde casa, a través de la plataforma digital online.torellomountainfilm.cat.

De esta cincuentena de filmes que optarán a llevarse el gran premio, la Flor de Nieve de Oro, Francia recupera la tradición en cine de montaña después de unos años de estancamiento. Es el país que más tiene en competición (13), pero también destaca (en número) Italia, España (5) o Estados Unidos y Gran Bretaña.

Para la directora de la Fundació Antigues Caixes Catalanes, BELÉN LATORRE, «apoyar un año más en el Festival después de lo que hemos vivido con la pandemia y lo que ha supuesto por la cultura, era del todo necesario. Nos hace ilusión volver a estar ahí y ver que la calidad y el impacto del Festival se supera año tras año».

Para VÍCTOR BLASCO, director de la Zona Osona de BBVA, «nuestra voluntad como banco es implicarnos en los territorios donde trabajamos, no sólo a través de nuestra actividad principal, la financiera. Además, queremos apoyar y formar parte de la vida cultural y social de los pueblos y ciudades en las que estamos ubicados».

ESTRENAS INTERNACIONALES 

Varios realizadores han vuelto a escoger el Festival de Torelló para estrenar sus últimas películas. Es el caso de Aouk, la voce dell’eclisse, el montaje que firma el italiano Tommaso Biondi y que se proyectará por primera vez a escala mundial, el miércoles 17 de noviembre en el teatro Cirvianum. Las producciones In the theatre of the Gogs (Nueva Zelanda), Río by unique sights (Brasil), Sueños de altura (México) y The icefall doctor (Estados Unidos) también se estrenarán en Europa durante la semana del Festival.

La buena evolución de la pandemia permitirá reanudar uno de los clásicos del certamen: la visita de directores, productores y protagonistas para presentar sus montajes y compartir con los espectadores sus vivencias; en una edición especialmente marcada por los condicionantes sanitarios a la hora de rodarlas. En las próximas semanas, el equipo del Festival confirmará los nombres de los invitados y los próximos días.

PELÍCULAS CON ADN CATALÁN

Tres películas de las 47 que optan a llevarse la Flor de Neu d’Or llevan ADN catalán: Vanesa Freixa y Pepe Camps firman el documental El no a l’os. Durante 78 minutos atraviesan la frontera para recoger los puntos de vista que separan a España y Francia sobre la controvertida reintroducción del oso en el Pirineo.

Por otro lado, el fotógrafo y realizador Álvaro Sanz lleva a Torelló la película La cumbre es el camino. Tres jóvenes de 20 años con discapacidad intelectual (Alejandro Martínez, Jesús Bermúdez y José Urbano Aparicio) protagonizan una historia de superación: realizar el trekking del Everest. Doce días de expedición, cien kilómetros de recorrido y grandes desniveles a cinco mil metros de altura ya veinte grados bajo cero.

Por último, el reconocido escalador barcelonés Toni Arbonès ha abierto y apadrinado múltiples vías en Cataluña. A través del cortometraje Fire in the fingers enseña una de las zonas de escalada en nuestro país más conocidas del mundo: Siurana. El documental lo dirigen los británicos Duncan Martin, Alex Levin y Simon Blair.